"Placer vs Felicidad"

Actualizado: abr 7

Muchas personas tienen la ilusión o el sueño de llegar a tener una vida feliz o ser feliz. Sin embargo, a menudo confunden placer con felicidad y esto genera frustración, desilusión y pérdida del sentido de vivir.

El Placer o 'vivir el momento'

“El placer se siente a través de los sentidos, en tanto la felicidad es un estado del ser”

La felicidad tiene tantas defi­niciones como personas hoy. Pues cada persona tiene su propia definición e interpretación de felicidad y la vive y experimenta de forma diferente.


Hasta aquí esteremos todos mas o menos de acuerdo. El problema surge cuando se confunde placer con felicidad, pues la frustración y desilusión pueden llegar a ser muy grandes, llevando incluso en algunos casos a las adicciones o caer en estados de apatía con pensamientos repetitivos del tipo 'nunca podré ser feliz', 'la felicidad es para otros, no para mi', 'tengo mala suerte', 'debo estar pagando algún karma', 'la vida es una mierda', etc.


Es por esto que es importante saber distinguir y diferenciar entre placer y felicidad, para actuar de acuerdo con lo que esperamos obtener o lo que deseamos cultivar con nuestras acciones y comportamientos. A continuación os presento una imagen que resume de forma clara porqué el placer no es lo mismo que la felicidad.



• • •

En esta era de la información donde la globalización ha llegado a prácticamente todos los rincones del planeta donde hay habitantes, se nos ha vuelto algo natural y cotidiano saber qué está pasando en cualquier lugar del mundo, conocer lugares que antes sólo era posible conocerlos viajando a ellos, etc. La digitalización ha permitido que con un solo click podamos comprar desde alimentos, ropa, artículos y herramientas de todo tipo, para llegar hasta el punto de poder conseguir sexo, drogas, parejas, amigos, 'reconocimiento social', seguidores, fans, etc.


El tema es que tanto internet como las redes sociales, si bien han puesto al alcance de la mano de las personas cosas que para muchos antes hubiera sido inimaginable tenerlas o experimentarlas, también han actuado de manera muy sutil e invisible en contribuir a que cada vez se incrementen más los índices de adicción, frustración, depresión, ansiedad e incluso de suicidio sobre todo en adolescentes y jóvenes (os recomiendo ver el Documental de Netflix El dilema de las redes sociales). Y todo esto en gran medida porque se ha sobre explotado el consumo de contenidos que dan placer, que es lo que sucede cada vez que conseguimos con un click algo que nos gusta o hace ilusión, pues tenemos una satisfacción inmediata, en el momento. Este sencillo gesto de hacer click para conseguir un placer momentáneo, a nivel de nuestro cerebro, provoca un 'subidón' de dopamina y oxitocina, que son los neurotransmisores que se disparan cuando sentimos placer, pero que luego bajan rápidamente y entonces es cuando empezamos a tener esa sensación de 'quiero más', que es lo que sentimos cuando nos comemos un chocolate, o nos compramos aquellos zapatos o el móvil que tanta ilusión nos hacía, que en el momento que lo estamos 'experimentando' tenemos ese 'subidón', sin embargo, al cabo de un rato, cuando ya hemos comido aquello que tanto queríamos o comprado ese artículo, pues ya está! y no volvemos a sentir nunca más el mismo placer con aquello que ya comimos / adquirimos / experimentamos. Pero como ya conocemos el 'secreto del placer', que es hacer click otra vez, volvemos a la pantalla a por más. Y ese más puede ser volver a comprar, engancharnos a un juego para subir al siguiente nivel, ir a ver cuántos han comentado mi foto, o si tengo nuevos seguidores, si alguien me ha escrito un mensaje o cuántos nuevos likes tiene la foto / video que subí, y así un largo etc. Y cuando ya estamos en este punto es que nos hemos vuelto adictos al placer. Porque ese es el mayor problema al que nos estamos enfrentando hoy en día, la adicción al placer disfrazado de múltiples caras o nombres (Facebook, Instagram, Tik Tok, Twitter, Amazon, Ebay, Alíbaba, Google, YouTube, Video Juegos, etc. etc. etc.)


El Camino de la Felicidad

La felicidad suele ir de la mano de la tranquilidad y la paciencia”

La felicidad, por otro lado, funciona de manera muy diferente, partiendo de la base de que esta se siente en el corazón, en el alma y tiene un efecto prolongado o de largo plazo. Porque a diferencia de una sensación que se percibe a través de los sentidos y que es efímera (lo que sucede con el placer), es un estado del ser, que es permanente. Por eso digo que la felicidad camina de la mano con la tranquilidad y la paciencia, pues sólo podrás sentirte feliz cuando tu corazón esté en paz y para alcanzar la paz y la tranquilidad de espíritu, tendrás que haber conquistado la paciencia y aprendido a gestionar tus pensamientos y comportamientos.


Si bien la felicidad no te hace sentir mariposas en la barriga ni te hace saltar de alegría locamente como sucede con el placer, puedes sentirla y ser consciente de ella cada día, y cada vez que te conectas contigo ahí está, siempre presente, no desaparece. Y además te motiva a compartirla con quienes te rodean, porque la felicidad tiene la cualidad y la capacidad de ser expansiva, inspiradora.


En los años de vida recorridos y de haber trabajado con muchísimas personas, he podido constatar que para llegar al estado de la felicidad hay un ingrediente que es básico, diría yo fundamental, y ese es la actitud para enfrentar la vida.


Una persona que tiene una actitud positiva, que cada vez que se encuentra con una puerta cerrada, en vez de abandonar, busca una ventana o escala un muro y sigue adelante, sin importar cuanto tarde ni las dificultades que encuentre, es una persona que sabrá apreciar cada logro, y aprenderá de cada tropiezo o caída, sin perder la cabeza ni venirse abajo, por que a fin de cuentas, este es realmente el camino de la vida, un camino a través del cual podremos aprender, mejorar, deshacernos de cargas, cambiar de dirección cuando nos demos cuenta que hemos extraviado el rumbo, y volver a retomar nuestro camino.


Si lo que quieres es ser feliz y vivir una vida plena, comienza por conectar contigo misma, con tu yo interior, pues esa será la mejor guía que podrás tener en el camino de la felicidad y en la única que podrás confiar 100% cuando tengas dudas o te sientas perdida en el camino. El amor propio, confiar en ti y en las decisiones que tomas, respetarte a ti por sobre todo y creer en que tienes todo lo que necesitas para hacer tu camino por ti misma, que no necesitas que otros te marquen las pautas, te hará llegar todo lo lejos que tus pies deseen ir. Y esto no quita ni limita que durante el camino puedas disfrutar de algunos (o muchos) placeres, en tanto no caigas en la trampa de creer que eso es la felicidad o de abandonar tu camino porque has cedido a alguna adicción, te ha consumido la frustración o te has sumergido en la depresión. Para evitar todo esto recuerda que la clave para tener una vida feliz es LA ACTITUD.


Pamela Jara Gómez

Coach y Terapeuta Emocional

Coaching y Terapia Emocional - Coaching alta sensibilidad

Pamela Jara Gómez

Coaching Emocional ONLINE

Correo electrónico

hola@pamelajaragomez.com

Teléfono - Whatsapp - Telegram

+34 622 20 75 94

Suscríbete para recibir información sobre artículos, vídeos y charlas que publico.

© 2021 Creación y diseño - Pamela Jara Gómez