"Emociones Adictivas"

Actualizado: abr 7

A igual que las drogas y otras sustancias que generan adicción, las emociones pueden llegar a ser tan adictivas como la heroína.



En un mundo marcado por la incertidumbre y los cambios, instintivamente tendemos a aferrarnos a personas, lugares y cosas conocidas, ya sea por instinto de supervivencia (asegurarnos el alimento y seguir viviendo), por el instinto de seguridad (sentirnos protegidos y seguros), por el instinto de pertenecer a un grupo (familia, amigos, trabajo, etc.), y/o por el instinto de afecto (ser querido, amado).


Estos 4 instintos son biológicos y arcaicos, están presentes en todos los seres humanos, son los que nos han permitido sobrevivir y evolucionar como especie, por lo que no es ni bueno ni malo que nos movamos bajo su influencia. El problema surge cuando ese instinto nos ciega, y el miedo a lo desconocido o a experiencias nuevas nos paralizan, pues entonces nos aferramos a las cosas o personas sin medir o considerar las consecuencias o el precio que podríamos estar pagando a nivel físico, psicológico o emocional.


Curiosamente, este miedo que nos bloquea y paraliza es alimentado en nosotros desde pequeños, y reforzado por refranes populares que todos hemos escuchado desde niños:

“Más vale malo conocido que bueno por conocer”

Con este refrán lo que nos están transmitiendo es quédate donde estás, con la persona que estás, aunque no seas feliz, aunque tengas una relación tóxica, aunque quieras algo diferente. Y es así como lenta e imperceptiblemente nos vamos volviendo dependientes de otros aunque nos ignoren, nos falten el respeto o maltraten, pues en el fondo todos queremos ser 'vistos', aceptados y valorados, y nos vamos adaptando y moldeando a estas relaciones porque 'al menos lo conozco y sé cómo va a reaccionar'. Y así es como acabamos normalizando las discusiones, gritos/silencios, malos tratos (verbales/físicos).

"En el fondo me quiere, solo que no puede controlar sus reacciones"

Cómo nos volvemos adictos emocionales?


La adicción emocional puede comenzar a gestarse desde el vientre materno o en la primera infancia. Y ocurre por vivir/crecer en entornos donde ha habido falta de afecto, agresiones frecuentes, insultos, maltrato, desprecio, falta de atención y cuidados (en el caso de los niños), ignorar al otro, y también en casos de sobre protección de la madre/padre hacia los hijos. Esto sucede tanto si los padres tienen esos comportamientos entre ellos como si también se comportan así con los hijos. (Cuando digo padres, pueden ser también abuelos, otras personas que vivan en casa o tengan una presencia significativa en la infancia de un niño, se refiere a las personas más cercanas del entorno en el que un(a) niño(a) crece.)


Cómo es que el observar o estar expuesto a estas situaciones llega a transformarse en una "adicción"? esto sucede porque cada vez que nos enfrentamos a una situación que nos afecta emocionalmente, se liberan ciertas sustancias químicas en nuestro cerebro (neurotransmisores), cuando estas situaciones son repetitivas, el cerebro se va condicionando / acostumbrando poco a poco a ir liberando estas sustancias. Y luego, al igual como sucede con las drogas, donde también se liberan estos neurotransmisores, el cerebro va 'necesitando' más estas sustancias, que es cuando una conducta, o el consumo de alguna sustancia o producto, se empieza a volver adictivo.


En el caso de las conductas y comportamientos, la persona inconscientemente se verá más atraída o interesada en personas que le hagan 'sentir lo mismo' que sentía en su entorno familiar, porque lo conocido genera más sensación de seguridad que lo desconocido. Pues si un niño ha crecido en un hogar donde había una figura que se imponía y daba las órdenes y los demás obedecían, esa será la melodía con la que aprenderá a moverse y vivir. Y cuando se haga adulto repetirá los mismos comportamientos (inconscientemente) en el entorno que viva, y asumirá uno de los dos roles que conoce y con los que creció, el que se impone y ordena, o el que calla y obedece.


A esto se refieren las adicciones emocionales, y las puedes identificar en todas aquellas situaciones o experiencias que se te repiten y se te han repetido a lo largo de la vida:

"todas mis parejas me han sido infieles", "siempre me machacan en los lugares de trabajo", "nunca me toman en serio", "ninguna de mis pareja se ha querido comprometer conmigo", "todos me dicen lo que tengo que hacer", "no me atrevo a tomar decisiones sola", etc.


Lo importante es saber que esto se puede cambiar y dejar de repetir las mismas experiencias, lo único que se requiere es la voluntad y deseo profundo de salir de esa zona conocida y estar dispuesto a atravesar el espacio de la incertidumbre e incomodidad pues implica reeducar las emociones y comportamientos. Si necesitas ayuda o una guía en ese camino, contáctame! Yo te puedo acompañar en esa travesía, pues yo también la he recorrido.


Pamela Jara Gómez

Coach y Terapeuta Emocional

Coaching y Terapia Emocional - Coaching alta sensibilidad

Pamela Jara Gómez

Coaching Emocional ONLINE

Correo electrónico

hola@pamelajaragomez.com

Teléfono - Whatsapp - Telegram

+34 622 20 75 94

Suscríbete para recibir información sobre artículos, vídeos y charlas que publico.

© 2021 Creación y diseño - Pamela Jara Gómez